Loading

Cargando

Fui a la casa de mis papás a encontrarme. Entre los recuerdos apreció la foto de un Sebastián que tímido y trancado ponía pose de cantante y pensé en LA SOMBRA que el árbol del patio proyectaba sobre ella, ahora, 16 años después, mientras la sostenía. Pensé en LA SOMBRA de mí mismo, que se encamina hasta ese niño gordo con cara de pena que me miraba desde el papel; en LA SOMBRA de esa inocencia que debe estar aún dentro de mí; en LA SOMBRA que proyecta el futuro que aún no llega a revelarse. Un futuro que a la luz de la noche, no existe.